No os imagináis las ganas que tenia de poder escribir esta
entrada en el blog. Después de la última que escribí, tomé la decisión de parar para darme un tiempo, y así poder prepararlo todo para el mecenazgo en Verkami con más tranquilidad.
Las semanas antes de comenzar el mecenazgo, todo eran incertidumbres para mí,
ya que aunque confiaba en que el proyecto pudiera salir adelante, tenía mis
dudas al respecto al tratarse La Sombra de Saros de una campaña y no de un juego
propiamente dicho.

Si no llega a tener éxito, posiblemente esta entrada sería
una suerte de despedida, agradeciendo a toda la gente que ha trabajado conmigo
y me ha ayudado en el proyecto su amabilidad, dedicación y profesionalidad. Sin
embargo, la campaña consiguió financiarse en menos de 12 horas… una absoluta
locura. Así pues, voy a continuar con algunas entradas más sobre el desarrollo
del proyecto, en esta ocasión sobre la preparación y precampaña del Verkami.

Retomemos esta historia a mediados de septiembre de 2018. Tras
las LES había adquirido ya una inercia a la hora de dar a conocer el proyecto
entre la comunidad rolera, así como en redes y no quería desaprovecharlo.
Además me estaba acercando paulatinamente al punto crítico en el que mi mermado
presupuesto ya no sería suficiente para poder continuar con el proyecto. Si
quería afrontar lo que me quedaba por hacer, como la corrección del texto, diseñar una maqueta o mandar el libro a imprenta, tenía que solicitar financiación a los
mecenas que tuviesen a bien apoyarme.

A lo largo de todo el año había tenido ocasión de revisar
muchos de los mecenazgos que se habían lanzado vía Verkami. Los examiné intentando
analizar lo que había funcionado en ellos y lo que no. También los
elementos y planteamientos que me habían convencido y de igual manera, los que
no lo habían hecho. Con todo ello pude ir conformándome una idea de lo que
quería hacer en el mío.

Así pues, tenía decidido que lanzaría el mecenazgo de La
Sombra de Saros
antes de que finalizase el año. Había llegado la hora de juntar
todas las ideas que tenía, y ponerme a hacer números para preparar todo lo
necesario para el Verkami. La hora de la verdad se acercaba.

Una de las cosas que quiero comentar, para todos aquellos
que estén planteándose hacer un mecenazgo en el futuro, es que prepararlos bien
es algo muy complejo. Hay que prestar atención a muchos elementos y detalles,
así que intentaré explicar un poco de los que a mí me han parecido más
importantes. Tampoco es que estas ideas sean verdades escritas en piedra,
simplemente son unas notas basadas en mi experiencia personal con este
mecenazgo.

Definición de objetivos y recompensas:

La madre del cordero de un mecenazgo es establecer el
objetivo de financiación y el precio de las diferentes recompensas. Aquí puedes
tomar algunas decisiones estratégicas en función del riesgo que se quiera
asumir para hacer atractivo en precio el producto. Como realmente no sabes lo
que va a pasar, si va a tener éxito o no y en caso de tenerlo, hasta dónde vas
a llegar, es ciertamente complicado definir estos parámetros.

Yo recomiendo plantear al menos tres escenarios, uno sobre
el éxito muy moderado, otro escenario que podríamos considerar como óptimo y
otro más con una previsión muy exitosa. En base a estos escenarios, consulta
todos los presupuestos de imprentas que puedas sobre el formato que hayas
decidido. Te sorprenderías de ver las diferencias en precio que hay entre
algunas.

Piensa en los extras que vas a poder dar o en los que
meterías con un precio aparte, comúnmente conocidos como addons y ten en cuenta
sus costes a la hora de establecer el precio de las recompensas. Ten en cuenta que
algunos elementos bajan su precio unitario cuantos más hagas (por ejemplo, el
libro en sí mismo) pero otros no, así que ten muy claro a qué nivel debe llegar
el mecenazgo en cuanto a la recaudación para poder desbloquearlos.

Habla con un asesor fiscal:

Que te expliquen bien las repercusiones fiscales en cuanto a
impuestos y cosas como los IVAs, etc. El pago de estos conceptos puede variar
mucho en función de la situación personal o fiscal de cada uno. Todos estos
costes debes tenerlos claros para luego no llevarte sorpresas desagradables.

Elige fecha de inicio y duración del mecenazgo.

Estate un poco pendiente de los anuncios que hacen las
editoriales que suelen publicar material vía mecenazgo. Aunque hoy día, dado el
volumen de proyectos existentes, es complicado no coincidir con otros
mecenazgos, procura no hacerlo con aquellos que sepas que están generando mucha
expectación para no ser eclipsado en exceso por ellos. Hay fechas que también
pueden ser malas por acumulación de gastos de los potenciales mecenas, pero otras son buenas
porque también pueden tener ingresos adicionales como pagas extra.

Prepara a conciencia la precampaña.

La precampaña es el lapso de tiempo entre que aparece la
página de “próximamente en verkami” y comienza la campaña propiamente dicha.
Durante ese tiempo, la gente puede empezar a seguir el proyecto, para que les
avise Verkami cuando se ponga en marcha la campaña. El número de seguidores que vas
consiguiendo te puede dar una idea del interés que estas despertando. Yo
establecí tres semanas de precampaña y en ese tiempo intente dar a conocer el
proyecto a diferentes medios, canales de Youtube y páginas que apoyan verkamis. No tengas miedo de contactar con ellos, porque la mayoría son gente estupenda
y con ganas de ayudar. He visto proyectos que dedican apenas unos días a la
precampaña y sinceramente creo que es un error.

El trabajo previo multiplica resultados.

Toda la planificación y trabajo que puedas hacer antes de
comenzar el mecenazgo, te permitirá estar más tranquilo y te evitará tener
improvisar con la campaña en marcha. Digo esto,
porque una vez que comience, si la cosa va bien, empezarás a recibir mensajes
por tierra, mar y aire con todo tipo de consultas, dudas, sugerencias, etc. El
tiempo que lleva tan solo atenderlos puede ser abrumador, así que toda la
planificación que hayas hecho antes te ayudará muchísimo a liberar tiempo y
conservar la salud mental.

Seguro que se me queda en el tintero algún que otro consejo, así que en las próximas entradas del blog comentaré precisamente como se gestó la preparación del Verkami de Saros, así como el desarrollo de la campaña de mecenazgo.