Blog Image

Proudly Made In Bloomfield

A Traves de las Puertas de la Llave de Plata. H.P.Lovecraft.

"Ni la muerte, ni la fatalidad, ni la ansiedad, pueden producir la insoportable desesperación que resulta de perder la propia identidad."

#15: Las Bilbao Rock&Rol 2019.

Eventos Posted on 23 Apr, 2019 20:39:38

Este año la celebración de las jornadas ha corrido serio peligro, ya que por motivos ajenos a la organización, han tenido que
afrontar un cambio de fechas (29, 30 y 31 de Marzo) y de sede. La capacidad de reacción de los
organizadores fue espectacular, consiguiendo en un tiempo récord una nueva sede donde poder
mantener las señas de identidad que hacen de estas jornadas algo muy especial.

En las Bilbao Rock&Rol de 2018 había programado un
partida especial de Saros de un día entero de duración. La organización quería
hacer algo especial y a mí me venía fenomenal porque era la primera vez que iba
a jugar parte de la campaña en público. Un año después el recorrido del
proyecto había sido inimaginable, incluyendo el exitoso mecenazgo, así que me apetecía
dirigir un capítulo de Saros, pero también hacer otras cosas y poder jugar
otras partidas.

Programé una sesión del mismo capítulo que ya había dirigido
en las Ludo Ergo Sum 2018 y que sabía que funcionaba como partida corta para
jornadas. Sin embargo, aprovechando que los mecenas de Ratas en las paredes ya
tienen en su poder el juego, me pareció una oportunidad ideal para jugar con su
reglamento y palpar cómo funcionaba la adaptación de la campaña al mismo.

Ya que iba a usar el sistema de Ratas, me pareció una buena
idea dirigir también una de las aventuras para el juego que me había llegado
con su mecenazgo, y en este caso opté por El Signo Amarillo del Grupo Creativo
Códice. El viernes a la tarde pude jugar con un excelente grupo con el que me
lo pasé fenomenal. La partida se puede jugar perfectamente en una sola sesión y
me pareció muy adecuada para iniciarse con Ratas en las paredes.

La experiencia de sacar a mesa el reglamento de Ratas no
pudo ser más positiva. Como director de juego, el hecho de no hacer tiradas es
algo muy cómodo y que deja gran parte del protagonismo en los jugadores, algo
que siempre es de agradecer. Ello hace que la narración sea muy suelta y sin
apenas interrupciones, dejando tiempo al director de juego para centrarse en lo
realmente importante: que la partida fluya.

Mención específica para el sistema de combate del juego, que
literalmente me encantó. Disfruté como no lo había hecho en mucho tiempo con el
sistema de consecuencias, haciendo que los combates se convirtiesen en algo
frenético y muy narrativo. La posibilidad de engarzar esas consecuencias en la
propia situación, sin limitarte únicamente a aplicar daños de forma mecánica, hace
que la escena cobre vida de una manera imposible de predecir, ya que éstas
afectan directamente al desarrollo de la escena, enriqueciéndola.

Para relajarme, el viernes a la noche tuve la ocasión de
jugar una descacharrante partida de Fiasco con buenos amigos. Es un juego al
que siempre había tenido ganas de jugar, pero nunca lo había conseguido. Lo
pasé fenomenal y me divertí muchísimo. Las mecánicas para ir articulando la
historia entre todos los personajes me parecieron muy interesantes y me dieron
muchas ideas a la hora de articular relaciones entre personajes (ya sea para
preparar partidas de rol en vivo o jugadores pregenerados).

El sábado por la mañana fue el momento de probar Dancú, el
juego heroico de alta fantasía de Iván González, que será publicado en un
futuro por la editorial Suseya. En cuanto empezó a describir brevemente el
trasfondo del juego, quedé fascinado. Creo que va a ser uno de los puntos
fuertes del juego, el haber creado un mundo persistente con su historia, sus
leyendas, sus continentes, etc. La mecánica es muy fácil de asimilar, basándose
en el clásico d100 pero con bastantes modificaciones que le dan mucha vidilla y
hacen que el sistema encaje mejor en la propuesta de juego, sin hacer pesados
los combates.

La partida fue muy entretenida, con un grupo de personajes,
que nos hicieron sentir como auténticos héroes en el torneo de sangre de la
cosmopolita ciudad de Kabur. Tuvimos momentos épicos luchando contra algún que
otro ser demoníaco o en los propios reñideros de la ciudad y mi arquero tuvo
una buena ración de gloria. Sin embargo, pronto nos dimos cuenta que estábamos
metidos en un lío de dimensiones cósmicas… Desde luego el juego da lo que
promete.

Y qué decir de su autor Iván… Tenía muchas ganas de poder
hablar con él de nuestros proyectos y experiencias en el mundillo rolero y solo
puedo decir que es una magnifica persona y un escritor talentoso. Dancú es el
proyecto rolero de su vida y se le nota la pasión y dedicación que le está
prestando. Le deseo la mejor de las suertes con el proyecto.

El sábado por la tarde llegó el momento de probar Saros con
el sistema de Ratas en las paredes. El capítulo tercero de la campaña, la
Mansión Belasco, capándolo un poco es el que más se presta a jugarlo en una
sesión, ya que consiste en completar un peculiar encargo dentro de la
abandonada mansión a las afueras de la ciudad.

A pesar de tener un grupo de 6 jugadores, que siempre es
algo más complejo de manejar, creo que la narración fue bastante fluida y sin
interrupciones. El grupo se fajó muy bien con los retos planteados, aunque el limitado tiempo para jugar en jornadas hizo que no pudiesen dedicarle mucha atención a la investigación previa. En cualquier caso, algunos de los jugadores me comentaron que su
director de juego es mecenas de Saros y preferían no saber más al respecto porque piensan jugar la campaña
cuando esté publicada, algo que me hace una ilusión tremenda.

La prueba con el sistema de Ratas, que era lo que más me
interesaba creo que fue muy satisfactoria, comprobando de nuevo lo efectivo de
sus mecánicas en mesa. La resolución de conflictos por consecuencias hace que
los combates sean super ágiles e impredecibles. Tengo muchas ganas de seguir
dirigiendo con este sistema porque tiene elementos que me encantan.

Una de las cosas que tienen las Bilbao Rock&Rol es la
intensidad con las que se viven. Hay muchas cosas por hacer en un espacio
limitado de tiempo, así que a veces no te queda más remedio que elegir. El
sábado por la noche tuve que hacerlo y descartar acudir al concierto, por poder jugar con mi grupo de juego online una partida de Morirse en Bilbao con Felipe Perez-Palencia,
integrante del grupo y autor del juego épico-canalla que mientras
escribo estas líneas se está financiando con éxito en Verkami.

Yo ya conocía el juego de boca de Felipe y su colaborador
Jagoba Escanez, pero tenía muchas ganas de probarlo y de juntarme en una mesa
con mi grupo de juego online. El resultado no pudo ser más satisfactorio. Nos echamos
unas risas de las buenas interfiriendo en un intercambio que se iba a producir
en un bar en plenas inundaciones. Clientes raros, cocineras con rodillos,
txikiteros y un par de Txalainas conformaron una escena por momentos muy
tarantinesca y que terminó precisamente como suelen hacerlo las películas de
Tarantino: como el rosario de la aurora.

Morirse en Bilbao está basado en el cómic homónimo de Kike
Infame
y Sr.Verde y además de recrear el mundo distópico que se retrata en el
cómic, cuenta con un sistema de juego sencillo pero muy interesante, que
potencia esa visión underground y cinematográfica del juego. Contar también con
el excelente Motor de Emociones de La Puerta de Ishtar de Othershelves es otro
gran acierto del juego.

Mi neurona no daba para mucho más el sábado por la noche,
pero aun así, pude jugar con buenos amigos una hilarante y surrealista partida
al Preguntas de mierda de Edge Entertainment. Ese juego tiene mucho peligro!

El domingo fue el momento de las despedidas… mucha gente a
la que prácticamente solo veo en este tipo de eventos y de los que da mucha pena
despedirse, pero con la ilusión de volver a vernos en las próximas jornadas.

Las Rock&Rol son unas jornadas muy especiales, con un
ambiente inigualable. Todos los asistentes va a jugar a piñón, no hay espacio
para las medias tintas. El alojarse en un hostel, disponer de salas para jugar
día y noche, la realización de un concierto para relajarse mientras te tomas
unas ricas pócimas, la presencia de un nutrido grupo de editoriales “indies” como Holocubierta, Othershelves y HT (aunque
estos últimos finalmente no pudieron acudir por problemas de índole personal)
dirigiendo sus juegos y la presencia de autores como Iván con su Dancú, los
Enekos de Grapas y mapas, o el mismo Felipe de Morirse en Bilbao, hace que sean
un evento único y especial y que ojalá se pueda mantener durante muchos años.

Yo al menos, pienso seguir acudiendo y apoyando estas
geniales jornadas, así que nos vemos en las Rock&Rol 2020!



#11: La Sombra de Saros en las LES 2018

Eventos Posted on 21 Oct, 2018 18:07:14

Mi presencia en las jornadas Ludo Ergo Sum 2018 ha sido algo
en lo que también las circunstancias se fueron alineando de una manera difícil
de predecir, pero que finalmente me permitieron acudir contra pronóstico.
Comencemos por el principio.

El febrero tuve la oportunidad de conocer a Pedro J. uno de
los fundadores de las LES que se desplazó hasta Bilbao en solitario para
participar en las jornadas Bilbao Rock&Rol. Él fue uno
de los jugadores que participó en la partida especial de Saros, a lo largo de todo un día,
por lo que en cierto modo, tuvimos algo de tiempo para conocernos y congeniar.
En nuestras charlas tuvo la ocasión de hablarme de las LES y de que eran un
concepto diferente al de las Rock&Rol, unas jornadas de carácter más íntimo y personal, si se
puede decir.

En aquel momento ni siquiera me había planteado la
posibilidad de acudir, pero cuando me enteré de las fechas en las que se iba a
realizar el evento y revise mi agenda de lleve una agridulce sorpresa. Por un
lado las fechas me pillaban de vacaciones, lo que facilitaba que pudiese
acudir, sin embargo, justo ese fin de semana estaría regresando de un viaje lo
que me lo complicaba sobre manera, generándome cierta decepción al respecto.

Sin embargo, Felipe me confirmó que él sí que podría
acudir y que quería dirigir un par de sesiones de mi módulo, Pesadilla en Manor
Peak. De esa forma, al menos aunque
fuese con un spin off, Saros estaría presente en las LES. No sé si fue la
motivación que me generó el saber que Felipe estaría allí o que directamente
las cosas sucedieron así, pero lo cierto es que conseguí adelantar el viaje que
tenía un par de días, con lo que el camino para acudir a las jornadas se había
despejado.

Inscribí dos partidas y una charla de presentación en la web
de las jornadas. En esta ocasión no tendría tanto tiempo para dirigir como en
las Rock&Rol, por lo que tenía que elegir un capítulo de la campaña que
pudiese funcionar como one shot y que tuviese un poco de todo lo que cabe
esperar en una partida de Cthulhu. Si en las Rock&Rol había optado por el
inicio de la campaña y jugar los capítulos 1 y 2, esta vez el elegido sería el
capítulo 3, un encargo algo peculiar en una mansión abandonada muchos años
atrás.

No andaba sobrado de tiempo si quería llevar algo de
promoción de la campaña a las jornadas así que en un primer momento pensé en
hacer un pequeño díptico con información de la campaña, personalizándolo
específicamente para las LES. Posteriormente, y ya con la fantástica
ilustración de David Ardila para la portada, encargué unos impresionantes
posters en A2 que me pareció buena idea llevar para repartir a los jugadores de
mis las partidas de Saros y también los de Manor Peak.

Unos días antes del evento me confirmaron las dos partidas,
viernes y sábado tarde en la mesa R33, pero la charla no podría ser posible, ya
que en esta edición de las jornadas, las charlas tipo presentación habían dejado paso a talleres
de otro tipo. Con todo preparado llegó el momento de emprender el viaje a
Madrid.

Aprovechando que llegábamos a primera hora del viernes y que las jornadas no empezaban hasta la
tarde, tuvimos la ocasión de visitar la fenomenal exposición Yōkai: Iconografía
de lo fantástico
en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, antes de
zambullirnos de lleno en las jornadas.

A pesar de que el viernes hubo bastantes problemas con el
transporte público en Madrid, conseguimos llegar a tiempo al recinto de las
jornadas. Como íbamos a dirigir partidas, no tuvimos que esperar para entrar a
prepararlo todo, y menos mal, porque las dimensiones de la cola que vimos al
llegar ya nos empezó a dar una idea de la magnitud del evento en el que íbamos
a participar.

Las partidas tanto del viernes como del sábado transcurrieron
de manera excelente, con geniales grupos de jugadores que demostraron mucho
interés y ganas de jugar. El feedback recibido por su parte fue muy positivo, tanto
del capítulo que jugamos de Saros, como de Manor Peak. Siempre me resulta fascinante dirigir en jornadas con jugadores nuevos y desconocidos, ya que le ayuda a uno mismo a salir de su burbuja particular o del grupo de juego habitual. Ponerte delante de jugadores desconocidos siempre genera algo de nerviosismo,
ya que no sabes cómo va a ir la cosa, si les va a gustar la partida o uno mismo
como máster, si cumplirás con sus expectativas y conseguirás que disfruten o
no.

Creo que el capítulo elegido de Saros fue todo un acierto porque
ambos grupos pudieron jugar una aventura que empezaba y tenía un cierto final,
y les dio tiempo a desarrollar su investigación y desempeñar la extraña tarea que les habían encomendado.
Evidentemente, ese capítulo, jugado en la campaña presenta más cursos de acción
y de investigación pero adaptado a una partida corta de jornadas creo que quedo
muy bien. Varios de los jugadores se quedaron con el gusanillo de seguir, me
preguntaron acerca del proyecto y se interesaron por mis andanzas, lo cual es
de agradecer y me hace pensar que realmente disfrutaron de la partida.

Pero no todo fue dirigir las partidas. Allí también había
algún expedicionario bilbaíno como Borja o Iván, al que pude saludar brevemente
y al menos ponernos cara. Me quedó tiempo también para encontrarme con algunos
viejos amigos y compañeros como Alfonso y Juanra, ambos Roleros del Abismo.
También gente de mi pasado remoto como Sergio y Rocío a los que hacía dos
décadas que no veía y con los que pude reírme como si no hubiera un mañana,
tomando cervezas también en compañía de la agradable gente de Ediciones Sombra.
Poder conocer y comer con bellísimas personas como Jose Masaga o Rodrigo
Carmona
de Other Shelves, dedicándonos a arreglar un poco el mundo.

También tuve tiempo para jugar un par de partidas de rol. La
primera de ellas, Horror en Missoula, del juego Far West: La Leyenda fantásticamente
dirigida y con grandes compañeros de mesa, como Pedro Gil de La Marca del Este.
Pude aprender la mecánica de un juego que, ya solo por la temática sabía que se iba a venir a mi
biblioteca. Pero además es que la edición que han hecho en Wild Bunch
Publishing
es sencillamente espectacular.

La segunda un Hack&Slash de Conan D20 preparada por los
Roleros del Abismo. Lo bonito de la partida fue que se jugaba en dos mesas con
grupos enfrentados y que en un momento determinado tuvimos que juntar para
jugar un tramo entre todos los jugadores con los dos masters. Batallas navales, amazonas bizarras y dioses
mono que despiertan cabreados de su letargo. Que más se podía pedir a una
partida de Conan? Os lo digo yo, ¡nada más!

En definitiva, no puedo más que estar súper contento del
paso de La Sombra de Saros por las LES. Pude repartir cientos de folletos sobre
la campaña y los pósteres que llevaba. Bastante gente que no jugó la partida se
interesó por el proyecto, preguntándome al respecto. Sobre todo por haber estado
en un evento tan bien organizado, donde los voluntarios camisetas naranjas eran
numerosos y funcionaban con precisión militar, donde no podías más que sentirte
a gusto con el buen ambiente reinante y viendo como las mesas de ese gran
pabellón se llenaban con los más de 4800 asistentes a lo largo de todas las
jornadas. Roleros, jugones de mesa, familias con los niños, editoriales,
autores… todos juntos pasándolo en grande.

Algo digno de vivir y de repetir!



#7: La Sombra se extiende: Preparando las Bilbao Rock&Rol 2018.

Eventos Posted on 10 Sep, 2018 22:58:18

Muchas veces las cosas suceden de la manera que menos te lo
esperas. A finales de 2017 todavía ni había pensado en cuándo ni cómo hacer
pública la existencia de Saros, sin embarco en una conversación con los
organizadores de las jornadas Bilbao Rock&Rol me enteré de algo muy interesante.
Entre las actividades que estaban valorando realizarse contemplaban el que
hubiese una partida que durase todo un día, en la que solo se pararía para
comer.

Enseguida se me encendió la bombilla que me hizo proponerles
que esa partida fuese de Saros. Ellos buscaban una actividad de este tipo y yo
tenía material más que de sobra para jugar todo un día seguido. Además era
material original que nadie hasta la fecha había tenido ocasión de jugar. Las
jornadas podían ser un gran pistoletazo de salida para que Saros se hiciese
público, y además me permitiría empezar a realizar las pruebas de juego.

Este concepto, sin duda, era algo un poco diferente a las típicas
partidas de jornadas de 3-4 horas de duración. La inscripción a la partida
sería de pago, pero incluiría la comida y el picoteo. Evidentemente, mucha
gente no querría gastar el día entero en una sola partida, pero si encontraba 4
chalados que estuviesen dispuestos, podría ser algo inusual, pero bastante
especial. Los próximos meses hasta febrero del 2018 iban a ser ajetreados.

Aunque la partida iba a durar todo un día, y si por fuera,
la alargaría hasta que los propios jugadores quisieran, tenía que decidir que
parte de la campaña íbamos a jugar. Había calculado por el tiempo disponible
que, lo más probable es que nos diese tiempo a jugar solo un par de capítulos,
de los 9 que consta la campaña, pero ¿cuáles?

Barajé varias opciones pero no tardé demasiado en decantarme
por jugar el inicio de la campaña. El inicio de una campaña como Saros tiene
que ser capaz de conseguir que los jugadores se metan en harina para lo que
luego les vendrá. En aquel entonces albergaba algunas dudas sobre si el
capítulo uno (un juicio) era adecuado para comenzar la campaña, por si se les
hacia un poco cuesta arriba a los jugadores o si las mecánicas que había
planteado no funcionaban demasiado bien. Así que me vendría muy bien probar el
inicio de la campaña con fuego real.

Además, los capítulos uno y dos transcurren prácticamente sin
solución de continuidad, por lo que en cuanto a ritmo de juego iba a ser lo más
adecuado, para que la inmersión de los jugadores fuese lo mayor posible. Por si
las moscas, también había preparado el capítulo tres, aunque dudaba seriamente
de que fuésemos a llegar. El contenido ya lo tenía claro, ahora me tocaba
preparar el “desembarco” de Saros.

En la sociedad de la información en la que vivimos, las
redes sociales son un punto clave para darse a conocer. Aunque he usado
tradicionalmente Facebook y Twitter, nunca he escrito demasiado, siendo un
usuario pasivo que se dedicaba simplemente a seguir a las páginas o usuarios
que me resultaban interesantes. Sin embargo, si iba a dar a conocer Saros, resultaba
imprescindible ponerse con las redes sociales, y dado que suelo usar Facebook
con mayor asiduidad, decidí empezar creando el perfil de Saros en esta red
social. También empecé a meterme en diversos grupos de Facebook,
dedicados a los juegos de rol, algunos simplemente por el interés como
aficionado al hobby pero otros más interesantes y en los que podría participar
más.

Además, empecé a probar con los elementos gráficos que ya
tenía para hacer algo que poder llevar a las jornadas. Lo primero que se me
ocurrió es hacer unos marcapáginas para repartir a los asistentes a las
jornadas, a ver qué tal salía la cosa. Por aquel entonces ya tenía una primera
versión para el logo de Saros, así que con ese primitivo logo y el icónico
dibujo de Chandaputra, me lancé al ruedo.

Posteriormente pensé que estaría bien poder llevar algún
cartel o similar, encontrándome con la posibilidad de hacer un tótem de una manera relativamente sencilla. Podría
estar bien como una especie de cartel enorme para que los jugadores pudiesen
encontrar con facilidad el lugar de la partida en el laberintico recinto de las
jornadas. Ya tenía incluso un pequeño restyling del logo, por lo que el
resultado fue incluso mejor que con los marcapáginas.

La posibilidad de probar con fuego real la campaña hacia que
mi cabeza no parase de dar vueltas pensando también en elementos formales y no
solo de fondo que podía probar en la partida, y que podrían servir de
complementos en una futura campaña de mecenazgo (si conseguía llegar a ese
punto). En este sentido conté con la inestimable ayuda de mis compañeros de Orc
From Bilbao (OFB)
para diseñar unos bonitos tokens en acrílico y un útil
marcador de clima.

Los tokens es algo que siempre me ha parecido muy útil en
las partidas para llevar fácilmente la cuenta de algunos elementos. Aunque lo
mismo se puede hacer con garbanzos, quedan mucho más elegantes si son de
acrílico grabado por láser. Preparamos cuatro diseños, para llevar la cuenta de
los puntos de vida, los de cordura, los de magia y finalmente unos que podían
usarse como munición o directamente para cualquier cosa que fuese necesaria.
Con los de munición, la primera idea era hacerlos con los diámetros reales de
los calibres, pero pensándolo mejor, podía ser bastante lioso por la multitud
de diferentes calibres que se usaban en los años 20.

El otro elemento fue el dial de clima, fabricado en DM.
Llevaba tiempo dándole vueltas a crear una mecánica para el que director de
Saros pudiese aplicar el clima de una manera aleatoria pero con cierto criterio.
Esto es algo que tiene que ver más con el metajuego que con el argumento
propiamente dicho de la campaña, pero podía ser de bastante utilidad en función
de las acciones de los jugadores. Tras consultar con los usuarios del grupo de
Facebook de Creadores de juegos de rol, establecí una mecánica bastante
interesante. Como el tiempo de cada día podía estar relacionado con el del día
anterior, necesitaba una manera cómoda de poder llevar estos cambios
fácilmente. Y de nuevo, mis compañeros de OFB aportaron la solución con este
fantástico dial doble que contempla el tiempo y las estaciones.

Y por fin, las jornadas llegaron. El viernes incluso tuve
ocasión de dirigir a un grupo Cruces de Guerra, para ir calentando motores.
El sábado era el día de Saros. He de reconocer que estaba un poco nervioso y
con mucha curiosidad por saber cómo transcurría el inicio de la campaña. Sin
embargo, todos esos temores se fueron esfumando en cuanto nos pusimos manos a
la obra.

Creo que tuve la inmensa suerte de contar con un grupo
totalmente comprometido con la partida. Un madrileño, un catalán y dos
bilbaínos fueron los primeros en probar Saros. La partida transcurrió de una
manera muy fluida y prácticamente todo lo que tenía en mente que fuese a pasar
pasó. Los golpes de efecto funcionaron como yo había previsto, y sobre todo, se
me fueron las dudas sobre el inicio de la campaña con un juicio.

Efectivamente, jugamos los dos primeros capítulos en unas 12
horas de partida. Para jugar el tercero tendríamos que haberlo hecho durante la
noche, y aunque por momentos los jugadores se vinieron arriba y quisieron
continuar, no hay que olvidar que en las jornadas, como su propio nombre
indica, además de rol hay rock, y un poco de fiesta y desenfreno en el
concierto de las jornadas después de haber visitado Bloomfield durante todo el
día ¡tampoco nos vino nada mal!